En las últimas dos décadas vivimos distintas etapas en el mundo gráfico. Momentos de mucho esfuerzo y sacrificio, y otros de inmensas satisfacciones y objetivos alcanzados. Los cambios de tecnología, diseño y tendencia fueron muchísimos. Pero hubo un valor que se mantuvo a lo largo de todo este tiempo: el valor de la confianza. Lograr ser la empresa en la que cientos y cientos de amigos gráficos confían semanalmente es nuestro mayor logro. Y eso es irremplazable.